Deberá el Gobierno Federal buscar la posibilidad de auditar a la delegación del Bienestar

  • En protesta frente a dicha delegación se quejaron por entregar documentos sin que las ayudas llegaran

Decenas de personas inconformes gritaron en días pasados consignas frente a la delegación del Bienestar y anunciaron una marcha a la Ciudad de México para que en todo el país se entere de que en Tlaxcala pese a la advertencia del Presidente contra quienes cometan fraude electoral, becas y apoyos probablemente se usaron en forma clientelar.

Son integrantes del Movimiento Nacional por la Esperanza (MAS), que representan a cientos de personas de quienes aseguran, fueron humilladas y utilizadas para hacer trámites a su nombre y luego tenerlas haciendo antesala hasta que los funcionarios concluyeron actividades, y ahora se disponen a iniciar otro proyecto de tipo electoral.

Condenaron la conducta de servidores de la nación exigiendo documentos bajo una rigurosa agenda, y cuando los beneficios ya habrían llegado, “o no se encontrabab en su despacho o estaban ocupados en otros asuntos”.

Esta agrupación, MAS detectó este tipo de maniobras por todo el estado. Por ello tomó la determinación de no quedar callada ante hechos con las características de fraude.

Es importante que el Gobierno Federal practique las correspondientes auditorías a la delegación del Bienestar en Tlaxcala, para descartar actos de corrupción, y en caso de encontrarlos castigar a los responsables.

Se trata de los programas en los que el Gobierno de la Cuarta Transformación (4T) ha tenido un avance medular en su lucha contra la pobreza.

Las acusaciones de los integrantes de MAS deben ser escuchadas, sobre todo tratándose de la entidad federativa con el mayor número de ayudas gestionadas, como lo ha informado la propia delegación.